Es diciembre, estamos a punto de terminar el año y es muy usual hacer millones de promesas y proyectos para el año próximo: Dejar de fumar, apuntarse al gym, tener un hijo, cambiarse de trabajo, aprender un idioma, etc. Percibimos el final de año como un ‘borrón y cuenta nueva’ y nos ‘comprometemos’ a tener una vida mejor y finalmente alcanzar lo que queremos. Lo malo, es que la mayoría de esas promesas y proyectos se olvidan en el transcurso del año. A la primera de cambio nos olvidamos por completo del proyecto, hasta que vuelve a llegar diciembre y volvemos a hacer promesas y así sucesivamente pasan los años, y tú, sin conseguir nada de lo que querías aquél 31 de Diciembre. Pero, todo esto está a punto de cambiar, ya que a continuación te voy a dejar 5 pasos para esta vez SI cumplir con las promesas del año próximo:

 

¿Cómo cumplir las promesas del año próximo?

 

1. Has una lista de las cosas que NO quieres en tu vida: Estamos acostumbrados a pensar en lo que queremos pero no pensamos en sacar aquello que NO queremos. Parece un trabalenguas, pero os explico mejor: Queremos un coche nuevo pero no pensamos en ‘quiero dejar de coger el autobús todos los días’; Queremos un trabajo nuevo, pero no pensamos ‘quiero dejar de tener el jefe que me amarga la vida’. Pues así de simple, vamos a hacer una lista de todas las cosas que actualmente no nos gusta y que queremos cambiar. Una vez que la tengamos, la vamos quemar con el propósito de quitarnos de encima todas esas cosas que no nos gustan para darle paso a las que realmente SI queremos y que SI nos permitirán cumplir las promesas del año próximo. A esta lista de cosas que NO queremos, podemos agregarle todos los miedos y todas las cosas negativas que pensamos que tenemos ahora: Tengo miedo a perder mi empleo, tengo miedo a no conseguir dinero suficiente, tengo miedo a quedarme sol@, etc. Apunta TODO y luego quema TODO. Quema esta carta como símbolo de quemar todas las cosas negativas que te impiden lograr lo que quieres. Todo lo que tenemos ahora en nuestra vida es consecuencia de nuestros pensamientos porque atraemos lo que queremos.

 

2. Has una lista de deseos pidiendo en grande lo que quieres: Ahora vamos a hacer el ejercicio contrario la anterior; ahora si vamos a darle paso a todas esas promesas para el año próximo. Piensa y escribe  todo lo que quieres para este nuevo año. Piensa en grande, pero se realista. En la vida no nos enseñan a soñar, nos enseñan a trabajar para mantener la casa, pero es hora que empieces a trabajar por lo que quieres.

 

3. Céntrate en una cosa a la vez: Una vez que tengas la lista anterior, va pensar cuál de todas ellas te haría feliz o necesitas ahora mismo. Si pides muchas cosas el ‘Universo’ no sabrá que darte, pero si te enfocas en una sola cosa y trazas un plan de acción para ella, será mucho más fácil y real conseguirlo. Siempre pongo el ejemplo de cuando le preguntas a alguien que quiere para su cumpleaños, esta persona te da una lista de todo lo que quiere y al final tu sales a comprar el regalo y piensas: «quiere un bolso, pero también unas gafas o un perfume, o un abrigo….. Mejor le compro una camisa» Cuando llega el regalo evidentemente no es lo que la persona más quería. Sería diferente si la persona dijera: Quiero un abrigo negro, y así la persona va derecho a comprarlo y obtiene lo que en es momento necesita o le hace más feliz.

 

4. Haz un plan de acción: Una vez que hayas decido a por lo que vas, haz una lista de pasos específicos con timming (tiempos reales) de cómo vas a lograr esa meta. Un ejemplo de plan de acción puede ser el siguiente: Quiero adelgazar 10 kilos. De ahora en adelante todas y absolutamente todas tus acciones girarán en torno a adelgazar: comprarás alimentos ‘dietéticos’, te apuntarás a un gimnasio, etc. Es decir todas las acciones que hagas serán en torno a la sola idea que tienes. Este objetivo es a corto plazo, una vez que alcances este, puedes pasar al siguiente. Coloca esta lista en el lugar más visible de tu cama, para que la leas al levantarte y al acostarte, y muy importante cúmplela.

 

5. Aplica la Ley del Desapego: Una vez que nos hayamos enfocado, lo pidamos al Universo y actuemos en función de la meta, debemos dejar al Universo trabajar. Debes soltar y dejar fluir, haz una dieta sana y ve al gym para bajar los kilos que quieres, pero planifica una ‘comida trampa’ por semana y no dejes de disfrutar con tu pareja y amigos (aunque siempre con medida). Es decir, no te encierres ni te obsesiones con lo que quieres porque lo único que lograrás es llenarte de ansiedad y frustración. Nadie va al gimnasio dos horas y rebaja 5 kilos. No te pasa que cuando buscas y buscas algo no lo encuentras, luego se te olvida y a los tres días aparece? Esto aplica para todo. El Universo sabe lo que quieres, todo tiempo un tiempo y un proceso.

 

¿Qué os parecen nuestros pasos para, es vez, SI cumplir las promesas del año próximo? Este plan no solo podéis hacerlo ahora en Navidades, sino en cualquier momento del año que queráis enfocaros en vuestras metas y sobretodo hacerlas realidad, aunque lo bueno del año nuevo es que tenemos mucha más emoción y convicción lo cual hace gran parte del trabajo.

Si tenéis algún consejillo más, no dudéis en dejárnoslo en los comentario ;).